Lanzamiento fAIr LAC Medellin

Buenos días a todos y a todas.

La pandemia del COVID-19 ha expuesto nuestras fragilidades y el estado deplorable de las desigualdades crecientes del ingreso y las oportunidades, en nuestras sociedades. Desigualdades que incluyen las relacionadas con las tecnologías de la información. Desde hace mas de dos décadas, sabíamos que el código postal de las familias tenía más peso en la determinación del futuro de los individuos que su esfuerzo o la educación. La situación de la mujer no escapa a estas tendencias.

De hecho, el impacto de la pandemia tiene rostro de mujer. Al representar 70 por ciento de los trabajadores del sector salud; el 90 por ciento de la economía del cuidado, al tener menos protección social, apalancamiento financiero o incluso protección contra la agresión física, su exposición al riesgo ha sido significativa. Su participación y representación en los sectores de punta también ha sido mucho menor.

Esto tiene que cambiar. Particularmente si consideramos que las tecnologías de la información, y de comunicaciones, y la inteligencia artificial están llamadas a continuar proveyendo de soluciones para contrarrestar los impactos económicos, sociales y humanos de la pandemia. Están llamadas también a lograr soluciones en los temas de salud y de cooperación internacional como lo han venido haciendo de una manera muy impresionante.

Si queremos que las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, y que la inteligencia artificial den buenos resultados, tenemos que asegurarnos que no se reproduzcan los sesgos y las desigualdades del mundo analógico. Por ejemplo, mientras más del 80% de las personas de las economías avanzadas tienen acceso a Internet, sólo el 35% de las economías en desarrollo tienen dicho acceso [1].  Las disparidades en materia de conocimientos digitales y de propiedad y acceso a los datos son también significativos.

Las mujeres siguen estando subrepresentadas en el sector de las tecnologías de la información y comunicaciones: sólo el 22% de los profesionales de la inteligencia artificial a nivel internacional son mujeres [2] – y su participación en puestos directivos es aún más bajo que en el sector empresarial en general. Según un reporte que produjimos en la OCDE, el 85% de las descargas de software que se utilizan para desarrollar ejercicios de inteligencia artificial fueron realizadas por equipos exclusivamente formados por hombres. Las empresas innovadoras dirigidas por mujeres en el sector recibieron sólo alrededor del 12 al 15% de las inversiones. ¿Y qué podemos decir de la agresión en línea? Ésta es particularmente dirigida contra la mujer y la repetición de estereotipos está a la orden del día.

Para eliminar estos sesgos, y alinear el desarrollo tecnológico con la dignidad y los derechos humanos, y por supuesto con lo mejor que tenemos como seres humanos, la UNESCO ha sido llamada a desarrollar una Recomendación sobre la Ética de la Inteligencia Artificial, y aquí reconozco a Constanza Gómez Mont por su participación en este esfuerzo. El proyecto de recomendación subraya que estas tecnologías tienen que estar siempre informadas por lo mejor del ser humano, para avanzar la armonía y la convivencia en la paz y en la tolerancia. La Recomendación establece la necesidad de contar con mecanismos claros de rendición de cuentas, de reparación y de recurso; asegurando que se respete el estado de derecho en línea como lo hacemos fuera de línea. En materia de género, llama a alentar a más niñas a realizar estudios sobre las TICs y lo que se conoce como STEM – las ciencias, las matemáticas y la ingeniería – y a garantizar que los paquetes fiscales nacionales, esos cuantiosos paquetes que han sido adoptados para paliar la pandemia, tengan una inversión dedicada a la mujer, una inversión con perspectiva de género.

Este es el tipo de hoja de ruta que necesitamos para paliar los efectos de la pandemia y para corregir los efectos de este mundo tan desigual. La recuperación y reconstrucción después de la catástrofe que estamos viviendo, necesitan una buena dosis de equidad de género. El mundo mejor al que todos aspiramos solo se puede concretar si logramos que los desarrollos tecnológicos generen la inclusión.  Ese es el tamaño de nuestro reto. Ese es el tamaño de nuestro compromiso en UNESCO.

Agradezco su atención y les deseo un debate muy fructífero.


[1] https://newsroom.cisco.com/feature-content?type=webcontent&articleId=2073263#:~:text=Accessibility%3A%20While%2080%20percent%20of,impact%20of%20the%20digital%20divide.

[2] https://news.itu.int/gender-bias-is-a-threat-to-future-artificial-intelligence-ai-applications-opinion/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s