Panorama de la Educación 2019: Presentación del informe para España

Es un honor presentarles nuestra edición 2019 del estudio Panorama de la Educación, que este año se centra en la Educación Terciaria. Se trata de un tema cada vez más importante porque, hasta donde podemos predecir, la demanda de personas con conocimientos y habilidades avanzadas seguirá aumentando.  

Además, una Educación Terciaria de calidad mejora la movilidad social y provee oportunidades a la población para ampliar sus horizontes, perfeccionar su capacidad de pensar de forma crítica, y prepararse para la vida en un mundo que evoluciona rápidamente. 

La Educación Terciaria no solo es importante para los individuos, sino también para la comunidad y para la sociedad.  

Por ejemplo, los adultos con Educación Terciaria poseen mejores habilidades y una mayor productividad, mientras que también afirman tener un mejor estado de salud y estar más implicados en su comunidad y en la sociedad. Además, la inversión en la calidad y la participación en Educación Terciaria devuelve beneficios a la sociedad: mayor recaudación de impuestos, menores transferencias sociales y criminalidad, mayor productividad, y, en general, mayor prosperidad económica y mejores niveles de vida.  

Permítanme destacar algunos de los hallazgos clave de este informe y sus implicaciones para España.  

Los datos del estudio Panorama de la Educación confirman la creciente importancia de la Educación Terciaria.  

Las competencias que provee dicho nivel educativo siguen siendo muy demandadas en el mercado de trabajo, a pesar de que el número de personas con un título a nivel terciario creció en los últimos años. El porcentaje de jóvenes entre 25 y 34 años que posee un título de educación terciaria es de 44% en España, mismo porcentaje que el promedio de la OCDE: ¡mayor que nunca! 

DIAPOSITIVA (desempleo por nivel educ.)  

La Educación Terciaria tiene un fuerte impacto positivo en el mercado de trabajo, tanto a nivel de empleo como de salarios. Entre los adultos de 25 a 34 años en España, la tasa de desempleo es de 25% para aquellos con un nivel educativo por debajo de la segunda etapa de Educación Secundaria, de 18% para los que sí la superaron, y de solo 12% para aquellos con Educación Terciaria. 

Además, en España, un nivel de educación más alto protege a las personas frente al desempleo de larga duración: el 40% de los desempleados con Educación Terciaria han estado desempleados durante un año o más, frente al 48% de aquellos que no alcanzaron la segunda etapa de Educación Secundaria. 

En términos de salarios, en España, los adultos con estudios terciarios ganan un 57% más que los graduados de la segunda etapa de Educación Secundaria, porcentaje similar al promedio OCDE y ligeramente superior al promedio UE23, de 52%. 

Además, esta brecha aumenta con la experiencia profesional.  

Pero el mercado no recompensa a las mujeres con estudios terciarios en la misma medida que a los hombres. 

Entre los empleados a tiempo completo con estudios terciarios, las mujeres ganan menos que los hombres en todos los países de la OCDE, si bien la brecha de género en España es menor que la brecha promedio en la OCDE.  

En 2017, las españolas entre 25 y 64 años con Educación Terciaria cobraban el 82% del salario de los hombres con el mismo nivel educativo, frente al 75% en promedio en la OCDE.  

En todo caso, en los países que cuentan con datos por ámbito de estudio, se observa que en algunos ámbitos las mujeres están más “penalizadas” que en otros. Es el caso del ámbito de los negocios, la administración y el derecho en la mayoría de países con datos.  

La incorporación al mundo laboral de un creciente número de mujeres ha suscitado un mayor interés por parte de las autoridades en la expansión de los programas de Educación y Atención a la Primera Infancia (EAPI). Dichos programas constituyen un pilar fundamental sobre el que asentar las bases del desarrollo cognitivo y mitigar los efectos de la falta de equidad a lo largo de la vida. 

En este rubro, España cuenta con mejores resultados que la mayoría de países de la OCDE. En 2017, el 97% de los niños de 3 a 5 años estaban matriculados en programas EAPI, frente al 87% en promedio en la OCDE.  

Los datos también nos muestran la importancia que España concede a las primeras etapas de EAPI, con un 36% de niños menores de 3 años matriculados en programas EAPI, 10 puntos porcentuales por encima del promedio de la OCDE y 21 puntos porcentuales más que en 2005.  

Un financiamiento público sostenido es esencial para asegurar la calidad y el buen desarrollo de los programas EAPI. Una dotación económica adecuada facilita la contratación de personal cualificado con suficiente experiencia para apoyar el desarrollo cognitivo, social y emocional de los niños. En 2016, el gasto total en los programas educativos para los niños de 3 a 5 años ascendió a 0.5% del PIB en España, siendo el promedio en la OCDE del 0.6%. Y el gasto anual por niño (6,900 dólares) fue inferior al de los países de la OCDE (8,100 dólares). 

En España, la ratio entre niños/personal docente en Educación Infantil se encuentra por debajo del promedio de la OCDE y de los países UE23 en el nivel de educación preprimaria (CINE 02): 14 alumnos, frente a los 16 en promedio en los países de la OCDE, y a los 15 en el entorno UE23. En el ámbito de los programas de desarrollo educacional de la primera infancia (CINE 01), la ratio en España es similar a la de los países de la OCDE y la UE23, situándose en 10 alumnos por grupo.  

Un descenso de las ratios entre niños y personal docente en el ámbito de la educación de la primera infancia no solo favorece las relaciones interpersonales, sino que, además, permite al personal docente y de apoyo volcarse más eficazmente en las necesidades individuales de los niños, a la vez que se reduce el tiempo de clase dedicado al tratamiento de situaciones disruptivas. 

Ahora bien, la educación requiere un gasto público acorde a su importancia. 

En 2016, el gasto educativo en los niveles desde Primaria a Terciaria en España fue del 4.3% del PIB, del cual 3.1% se destinó a la educación no terciaria y 1.2% a la Terciaria. En cada nivel educativo, el gasto directo en España fue similar al promedio de la UE23, aunque inferior al promedio OCDE.  

Cabe destacar que, en el período 2010-2016, el gasto total como porcentaje del PIB en todos los niveles educativos en España se redujo en un 4.7%, un descenso menor que el del promedio de la OCDE (7.7%) y de la UE23 (10.3%). 

Sin embargo, el gasto educativo por estudiante a tiempo completo en España es menor que en la mayoría de países de la OCDE.  

En 2016, España gastó un total de 9,500 dólares por estudiante, frente a los 10,500 dólares en promedio en los países de la OCDE. La diferencia se debió principalmente al gasto por estudiante en Educación Terciaria, que en España fue de 12,600 dólares, frente a 15,600 dólares en promedio en la OCDE.  

Sin embargo, en términos de PIB per cápita, España alcanza el promedio OCDE: el gasto por estudiante a tiempo completo desde Educación Primaria a Terciaria fue del 26% del PIB per cápita, y del 23% el destinado a la educación no terciaria. 

Ahora bien, ¿cómo se financia la educación? No solo el sector público invierte en este rubro, sino que también el sector privado contribuye de manera importante.  

En 2016, el 14% del gasto total en instituciones educativas de Educación Primaria y Secundaria en España procedió de financiamiento privado, por encima del 10% en promedio en la OCDE y del 8% en promedio en países de la UE23.  

El financiamiento privado es especialmente importante en Educación Terciaria, donde el gasto privado cubre el 33% del coste educativo de este nivel, similar al promedio de la OCDE (32%) y superior al de la UE23 (24%). 

Un requisito indispensable para el éxito de un sistema educativo son los profesores, y hay que poner el foco en atraer a los mejores a la profesión docente.  

Los salarios reglamentarios iniciales del profesorado en España son considerablemente más elevados que en promedio en la OCDE.  

Al igual que en el entorno OCDE, el salario del profesorado incrementa con la experiencia, aunque no crece a la misma velocidad que en otros países.  

La diferencia en los niveles retributivos entre España y el promedio OCDE se estrecha para el profesorado con 15 años de experiencia. Por ejemplo, los docentes españoles de primera etapa de Educación Secundaria al inicio de su carrera ganaron 11,300 dólares más que el promedio OCDE, aunque esta ventaja se redujo a los 4,800 dólares para el profesorado con 15 años de experiencia. 

Señoras y señores,  

Los datos que se presentan en nuestra serie Panorama de la Educación ayudan a informar sobre el rango de intervenciones y políticas que se necesitan para lograr el objetivo de una educación equitativa y de calidad. 

Es nuestra responsabilidad compartida ayudar a los jóvenes a aprovechar al máximo las oportunidades existentes y tomar decisiones informadas sobre su futuro.  

Para lograr esto, debemos ampliar las oportunidades, aumentar las opciones de programas y calificaciones, y construir puentes más fuertes con el mercado laboral. Esto también significa invertir en la orientación de los estudiantes para que cada uno encuentre su lugar en la sociedad y pueda contribuir con el máximo de su potencial.  

Solo entonces los estudiantes podrán adquirir el conocimiento y las competencias que puedan llevarlos adelante y cambiar sus vidas para mejor. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s